Susan Cain: Cómo un simple "hola" y saber escuchar te ayudarán a socializar si eres una persona introvertida

A veces creamos defectos donde no los hay. Según la escritora Susan Cain, ser introvertido no tiene por qué ser algo negativo ni una limitación, más bien todo lo contrario. Los introvertidos tienen enormes virtudes, como el poder de la escucha, que detalla en este fragmento de su libro El poder silencioso. La fuerza de los introvertidos.

micro.jpg

Solo di hola

Si te cuesta mucho hacer amigos, tranquilo: todo lleva su tiempo; y hacer buenos amigos también, y me refiero a esos amigos que te darán su apoyo y te valorarán. Hailey, de Michigan, era tan tímida que a menudo tenía que esforzarse incluso para saludar a los demás. En 3º de primaria decidió que trabajaría el tema y saludaría a más personas. Tan solo diría «hola», y rapidito; ni siquiera tendría que iniciar una conversación.

Aplicar su fuerza de voluntad a un acto tan insignificante tuvo unos resultados sorprendentes. Una de las primeras personas a las que Hailey se obligó a saludar fue a una chica nueva que acababa de mudarse a la ciudad. «Fui a decirle hola y nos pusimos a hablar; descubrimos que teníamos tantas cosas en común...». La chica valoró mucho el gesto de Hailey. «Se sintió más acogida, porque no todos se habían acercado a ella para saludarla». Cinco años después, las dos chicas siguen siendo amigas, y comparten habitación en un colegio mayor que hay cerca de la escuela.

El poder silencioso.jpg

Tras graduarse en el instituto, Davis estaba preocupado porque no sabía si haría amigos en la universidad. Y entonces decidió que necesitaba algo con lo que romper el hielo. Durante el verano aprendió a solas unos cuantos trucos de magia. «Pensé que si no sabía cómo acercarme a la gente, podría hacer magia, y eso nos daría de qué hablar», dijo. Y así fue: cuando Davis llegó al campus, lo hizo con un juego de cartas. Después de presentarse, pedía a los demás que eligieran una carta. Entonces les hacía un truco, y la mayoría de las veces se ponía a conversar con esa persona. «En realidad, conocí a algunos de mis mejores amigos de esa manera», comentó.

Relacionarse así le hizo ganar confianza en sí mismo, y al final Davis comprendió que estaba usando las cartas como una muleta para una dolencia que ya no existía. Los trucos de magia eran el equivalente de su extrovertida prima Jessica, la que estuvo espoleándolo durante las elecciones de 2º de ESO. Antes de que terminara el primer curso de la universidad, ya notó que no necesitaba esos recursos. Cuando quería conocer a alguien, se acercaba a esa persona y se presentaba directamente.

La capacidad innata de escuchar

Lo que Hailey y Davis quizá no sabían era que los introvertidos tenemos una habilidad que es especialmente útil para hacer nuevos amigos. Escuchamos muy bien. ¿No te ha pasado nunca estar en una reunión con gente y no tener ganas de hablar? A mí, sí. Charlar por el mero hecho de charlar puede llegar a ponerme de los nervios. Me siento como en ascuas intentando encontrar algo inteligente que decir. Y encima, hablar del tiempo o ponerme a cotillear es algo que no me va en absoluto. No digo que eso sea malo, pero es que yo me quedo con ganas de hablar de otras cosas; y ahí es cuando me convierto en una entrevistadora.

Muchos introvertidos dicen que cuando se sienten cohibidos ante los demás salen al paso de las conversaciones desviando o alejando la atención de ellos y centrándola en los demás, o en otras cosas. Cuando me siento especialmente introvertida, y me encuentro en una situación en la que tengo que ser parlanchina, empiezo a preguntarle cosas a la otra persona. Que sean las personas a las que les gusta hablar quienes lleven el peso de la conversación. Es muy probable que disfrutes de verdad escuchando sus respuestas. Las historias de los demás suelen ser más interesantes de lo que nos imaginamos, y se aprende mucho más escuchando que hablando.

Por supuesto, tienes que andarte con ojo y no dejar que la conversación recaiga demasiado en tu interlocutor: las personas con las que hablas quieren que las escuchen, no que las examinen. No temas intercalar tus propios pensamientos y opiniones a lo largo de vuestra conversación.

Muchos periodistas dicen haber sentido la llamada vocacional gracias a este proceso. Para Ira Glass [1], presentador del popular programa de radio y redifusión multimedia The American Life, una gran parte de su trabajo consiste en trabar conversación con las personas. En sus entrevistas demuestra ser muy hábil logrando que las personas se sientan cómodas para que puedan contar su historia y hacernos partícipes de sus sentimientos y valores. Sin embargo, Glass afirma que no es «un narrador nato, en absoluto. Como mucho, soy un entrevistador nato, un hombre que sabe escuchar, pero no soy un narrador nato», explicó a Slate.com en una entrevista que concedió en 2010.

Glass quizá no hable demasiado, pero su capacidad de escuchar con atención, hacer las preguntas pertinentes e intercalar observaciones interesantes convierten su programa en un espectáculo fascinante. La capacidad que tiene de lograr que la persona se sienta cómoda y escuchada (y que, por el hecho de sentirse así, llegue a confesar verdades fascinantes y secretas) es uno de los múltiples superpoderes que tienen los introvertidos.

Usa tus propias palabras

A veces, sin embargo, con tanto escuchar a los demás puedes terminar agotado. Acaparas mucha información ajena, pero ¿dónde queda tu voz en esta conversación? ¿Acaso no importan tus propios pensamientos? ¿No deberían ser ellos los que te escuchen a ti?

¿Has oído alguna vez como hay padres que les dicen a sus hijos: «cuéntamelo todo con tus propias palabras»? No hace mucho oí que un padre le decía eso a su hijo, que estaba llorando. El padre quería ayudarlo, pero no podía entender por qué su hijo estaba tan triste. Entre sollozo y sollozo, y con la respiración entrecortada, el chico no le decía por qué estaba llorando.

Las personas no leemos la mente. Por mucho que queramos que los demás nos entiendan de manera implícita, a veces tenemos que darles más información; somos nosotros quienes tenemos que hablar. Y hablar en voz alta, a veces nos da pánico, pero decir lo que quieres o lo que necesitas también te da mucho poder, y ya verás que la mayoría de las veces terminarás satisfecho con la reacción del otro.

Cuando te sientas cómodo, o incluso si necesitas alargarte un poco, usa tus propias palabras. Comparte tus ideas, tus pensamientos y sentimientos. No eres un engreído, ni presumes de querer llamar la atención. Además, tampoco estás traicionando tu introversión cuando quieres que te escuchen. La amistad consiste en dar y en recibir (en encontrar el tiempo de escuchar con paciencia y atención, y en confiar tanto en tu amigo que puedas expresarte con sinceridad).

Notas:

[1] Kathryn Schulz, «On Air and On Error. This American Life’s Ira Glass on Being Wrong», Slate.com, 7 de junio de 2010.