Minimalistas: cómo levar el ancla de la identidad (II)

En este breve pero incisivo texto, los autores de Minimalismo. Para una vida con sentido, interpelan a lo que somos o creemos ser para intentar hallar algo que realmente nos defina, más allá del escudo que supone nuestro cargo profesional o nuestra carrera.

Este artículo es el segundo de la serie Minimalistas, basada en uno de los capítulo del libro Minimalismo. Para una vida con sentido.

original.jpg

¿Quién eres? ¿Alguna vez te has hecho esta pregunta? A primera vista parece bastante simple, pero en realidad es una pregunta relevante y nada fácil de responder. Debido a su complejidad, a menudo recurrimos a nuestra profesión para responderla: soy maestra, soy contable, soy ama de casa. Si bien estas serían respuestas aceptables a una pregunta diferente (es decir, «¿Qué haces para conseguir un salario? ¿A qué dedicas la mayor parte de tu tiempo?»), son problemáticas cuando lo que queremos decir con ellas es: «Eso es lo que soy como persona».

Cuando admites que tu profesión es lo que tú eres, es extraordinariamente difícil hacer algo diferente. Esta es una de las razones por las que las personas se quedan en el mismo tipo de industria cuando cambian de trabajo («No me gustaba ser gerente de ventas en la ABC Paper Company, pero seguro que me encantará ser gerente de ventas en la XYZ Paper Company»). Nos sentimos tan identificados con nuestra actividad profesional que nos es tremendamente difícil darnos cuenta de que somos mucho más que eso: la belleza de las personas se refleja de muchas maneras.

Cuando una persona está atrapada en este tipo de identidad, es difícil que se dé cuenta de que no es su trabajo, no es lo que posee, no es su deuda, no es su sueldo; es mucho más que todo eso. Es hermana, padre, madre, hermano, amante, compañero, amigo, amiga, creador, colaboradora, un ser humano capaz de mucho más.

En nuestro caso, significó que nos identificamos activamente con etiquetas que trascendían las de nuestros cargos empresariales, como director o gerente. Significó que nos identificamos públicamente con etiquetas que para nosotros tenían mucho más sentido, como mentor, líder, colaborador y minimalista.

¿Qué otras etiquetas con sentido puedes usar tú para identificarte? Cuando te liberes de la tiranía de la identidad, abrirás el camino para levar tus otras anclas.