La historia del monje de la India que pasó 9 años sin mirar a nadie a los ojos

Con frecuencia, Osho plasmaba sus conocimientos a través de historias, cuentos y reflexiones. Por ello, en sus discursos utilizaba relatos que ilustraban sus ideas de forma clara y original. 

Dentro de las incontables y valiosas historias que encontramos en el corpus de sus conferencias, compartimos la narración sobre «el monje que no miraba a nadie a la cara», extraída del libro En busca de la paz

illustrationmeditation

Hubo un monje en la India que se llamaba Bodhidharma. Era una persona única y singular. Nunca miraba a la gente con la que hablaba. Si le hubieras ido a ver —obviamente esto no va a ocurrir porque él no va a venir a Mumbai, y tú no vas a desplazarte a otro sito para verle—, te habrías sorprendido porque te hubiera dado la espalda y se hubiera puesto a mirar a
la pared.

En busca de la paz

Mucha gente le preguntó:
—¿Por qué te comportas de ese modo? Hemos venido a hacerte algunas preguntas y tú te sientas mirando a la pared.
Bodhidharma contestó:
—Es preferible estar así.
La gente insistía:
—Pero ¿qué significado tiene?
Bodhidharma les explicaba:
—Si os miro cuando estoy hablando, siento como si me estuviera dando cabezazos contra la pared. Por eso prefiero hablar mirando a la pared, porque tengo la certeza de que la pared
no me escucha y no puede haber malentendidos. Es muy difícil mirar a alguien cuando estás hablando, porque es una pared igual de dura, pero es más peligrosa, ya que malinterpreta lo que dices.

»Cuando venga a verme una persona que no sea una pared, le hablaré cara a cara —añadió Bodhidharma.

Estuvo nueve años de cara a la pared. Debía de tener una gran determinación porque no es fácil dar la espalda a la gente; al contrario, es muy difícil. Te dan lástima y te gustaría decirles algo que les ayude. Y ahí empieza el problema: cuando hablas, te das cuenta de que no están escuchando lo que dices y oyen algo que nunca has dicho.
Se pasó nueve años frente a la pared. Durante nueve años, no habló con nadie cara a cara en la India; siguió mirando a la pared. Cuando viajó a China desde la India, apareció un hombre que le preguntó:
—¿Vas a darte la vuelta para mirarme o tendré que cortarme la cabeza?
En ese momento, Bodhidharma se dio la vuelta y dijo:
—¿Eres tú ese hombre?
Cuando alguien está dispuesto a cortarse la cabeza, es porque es capaz de escuchar. De hecho, cuando te enfrentas a la verdad, hay muchas probabilidades de que tu cabeza —tu antiguo ego, tus antiguas nociones, todo lo que sabes, tus opiniones, tus escrituras y todo lo demás— salga rodando.
Bodhidharma dijo:
—Ha llegado el hombre que está dispuesto a cortarse la cabeza. Ahora tendré que hablar con él cara a cara.

Este tipo de personas han desaparecido. Si casi nadie está dispuesto a escuchar a los vivos, ¿qué probabilidades hay de que la gente empiece a relacionarse con alguien que está
muerto? El mundo no se compone únicamente de lo que oyes y lo que ves. No consta solo de lo que ves con los ojos y oyes con los oídos. El mundo abarca mucho más que los ojos y los oídos;
tiene muchas más cosas. Junto a ti y a tu alrededor hay muchos seres vivos, muchas almas. Sin embargo, no las ves ni sientes ninguna conexión con ellos. Ni siquiera te das cuenta de que están ahí.

Editorial Kairós

Editorial fundada en 1964 por el filósofo Salvador Pániker. En nuestro catálogo encontrarás los mejores libros relacionados con la cultura oriental y la ciencia occidental contemporánea:

Mindfulness · Yoga · Budismo · Budismo Zen · Taoísmo · Islamismo · Inteligencia Emocional Espiritualidad · Nueva Ciencia.

| Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial 2016 |